La singular colección de La Casa del Libro fue formada, libro a libro, por Adler, su fundador y primer director. Espíritu fino y preparado buscaba las ediciones notables bajo el aspecto de la belleza tipográfica, así como ejemplares selectos.  Dedicó los últimos años de su vida a este bello quehacer.