Elmer Adler
Naci� en Rochester N.Y. en 1884, y muri� en Puerto Rico en 1962. La singular colecci�n de La Casa del Libro fue formada, libro a libro, por Adler, su fundador y primer director. Esp�ritu fino y preparado buscaba las ediciones notables bajo el aspecto de la belleza tipogr�fica, as� como ejemplares selectos. Dedic� los �ltimos a�os de su vida a este bello quehacer. Elmer Adler fue muchas cosas: coleccionista, editor, maestro, y encargado de museo. El estudio requerido para la formaci�n de su propia biblioteca lo hizo un experto en la historia del libro. Estableci� Pynson Printers en 1922. En su prospecto valientemente se anunciaba que su taller gr�fico estaba �nicamente interesado en "impresos en los cuales la calidad es la primera consideraci�n", bas�ndose en la premisa de que "el impresor debe ser primeramente un artista-dise�ador mas bien que un manufacturero", y con un toque t�pico adleriano, "para complementar nuestros propios esfuerzos tenemos disponible en nuestra biblioteca ejemplos de los grandes maestros gr�ficos de cinco siglos" y preven�a que "no haremos trabajos en los cuales la calidad deba ser sacrificada a las exigencias de tiempo y dinero." Es de conocimiento general que Pynson Printers cobraba m�s que cualquier otra imprenta pero nunca tuvo ganancia. Pynson Printers produjo ediciones finas para los principales editores, en particular a Alfred A Knopf. Elmer Adler fund� Random House con Bennet Cerff y Donald Klopfer y produjo para esta casa editora varias ediciones especiales tales como Candide de Voltaire, ilustrada por Rockwell Kent. Adler tambien public� El Colof�n. En la Universidad de Princeton, entre 1940-1952, �l estableci� un centro para el estudio y disfrute de las artes gr�ficas. Las exhibiciones y seminarios de Adler siguieron en escala mayor las formulas desarrolladas exitosamente en las facilidades de Pynson Printers. Los estudiantes universitarios, la facultad y vecinos, todos disfrutaron los beneficios de estas actividades. Despu�s de su retiro de Princeton, Elmer Adler acept� la invitaci�n de Teodoro Moscoso para ver como �l pod�a mejorar la calidad del dise�o, impresi�n e ilustraci�n de libros en la Isla. El estableci� La Casa Del Libro. Al momento de su muerte, todav�a ense�aba la materia m�s esquiva en el mundo: el buen gusto.

Bibliograf�a: Elmer Adler in The World of Books, editada por Paul A. Bennett para Typophyles, USA, 1964.